1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

 

 

Pocas cosas hay tan apasionantes

 

como el lento galope de tu caballo

 

despacio, tranquilo, dejándote sentir

 

y disfrutar de su movimiento

 

te invita a saborear el momento

 

su potencia, la reunión de todas sus fuerzas

 

controla sus ganas de correr

 

y las invierte en elegancia

 

consiguiendo regalarte lo mejor de si mismo

 

agradécele lo que te está ofreciendo

 

de la misma forma que él.

 

 

Mantén tu asiento relajado,

 

 

tus manos tranquilas

 

 

 y la mirada en el horizonte

 

 

él se sentirá orgulloso,

 

 

se sentirá poderoso

 

 

de haber conquistado tu corazón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu Dioma: