1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

  

 

TAC-Terapia asistida por caballos

 

 

El caballo, al igual que el delfín, tienen un efecto terapéutico especial ya que aún siendo domesticados, no pierden su primigenia naturaleza salvaje, primitiva. No tienen la labilidad emocional que tienen los perros o gatos. La relación con los caballos hay que ganársela, no es gratuita.

 

Estamos acostumbrados a manejarnos en nuestro mundo desde la inteligencia, la razón, la imagen, el estatus, las ropas, las joyas, las manifestaciones externas de nuestra posición económica, social o cultural, un sinfín de aspectos que al caballo no le interesan ni lo más mínimo. Los caballos nos respetarán por quiénes somos, por cómo respondemos corporalmente ante ellos y se centran en lo que transmite la persona: seguridad, miedo, tensión … Y esta es una de las situaciones más emocionantes en la relación con el caballo, cuando entendemos que el animal nos reconoce, nos acepta en su espacio, permite la relación y nos respeta. Cuando formamos parte de “la manada”, cuando nos siente como a un igual, aún con nuestras diferencias, cuando nos respeta como guía

 

Nos aceptarán por la seguridad que les mostremos, por nuestra autenticidad frente a ellos, por nuestra humildad, por nuestra capacidad para aceptarlos también a ellos en su diferencia.

 

Nos rechazarán por nuestra inseguridad, agresividad, complejo de superioridad, por tratarlos como cosas...

 

 

Por eso, el trabajo con ellos, es un trabajo paso a paso. Es un trabajo terapéutico por cuanto supone enfrentar nuestros miedos, aumentar nuestra seguridad, estar conectados con nuestro cuerpo y emociones (el caballo percibe qué estamos sintiendo). Aprender a usar nuestro cuerpo como vía de lenguaje y comunicación. Aprender el lenguaje que usan ellos para comunicarse

 

 

 

Por ello es muy importante que el terapeuta sepa por años de experiencia qué siente el caballo y por mucho que creamos que esto es fácil de entender, se necesita conocer y convivir con el caballo (aspecto que desgraciadamente muchas hípicas no contemplan) para poder centrarnos en ayudar a nuestro alumno.

 

Cada persona es única y especial, por eso todos los programas de terapia o educación asistida con caballos se ajustarán a las necesidades y objetivos específicos de cada persona y su realidad vivida. Tratamos trastornos del estado de ánimo, estrés, ansiedad, anorexia, adaptación a nuevas situaciones vitales,  niños con TDA-H o Asperger, así como terapia familiar, con la finalidad de potenciar la confianza en un mismo y en los demás que nos rodean o dependen de nosotros. Si deseas desarrollarte tanto a nivel personal como profesional, podemos ayudarte a sacar desde el interior de tu alma toda la fuerza y energía que el caballo provoca en ti, desarrolla tu liderazgo interior, conócete a ti mismo a través de las reacciones del caballo y aprende a transmitir tranquilidad, firmeza y confianza sin necesidad de palabras.

 

El coaching asistido con caballos no es de un día, requiere de un aprendizaje que son las bases de la comunicación, hace salir las carencias y/o virtudes del alumno, para saber qué debe mejorar y cómo, ofrecemos las herramientas para poder seguir avanzando por uno  mismo, para que cuando como líder de tu familia o  de un equipo deleguemos una tarea, nos comuniquemos de la forma mejor posible, que el interlocutor nos entienda y se sienta comprometido con la tarea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu Dioma: